PERE PRUNA OCERANS 
(Barcelona, 1904-1977)
Le tentateur
Ca. 1924-1940
Lápiz y aguada de colores sobre papel
260 × 205 mm


Pere Pruna se trasladó en 1921 a París. Nada más llegar a la capital francesa, Pruna fue a visitar a Picasso. El malagueño le apoyó desde ese momento, y no dudó en presentar su obra a diversos marchantes, entre ellos, André Lebel. Lebel, director de la Galerie Percier, aceptó representar al pintor catalán y fue responsable de su primera exposición el año 1924, lo que le proporcionó un éxito y reconocimiento inmediatos. Fue entonces cuando recibió el encargo del fundador de los Ballets Rusos, Serguéi Diáguilev, para que diseñara el decorado y vestuario de sus espectáculos, al igual que años antes habían hecho Picasso y Sert. Entre las escenografías firmadas por Pruna para la compañía figuran Les matelots (1925) y La Pastoral (1926) de Georges Auric, y la ópera Maximilien (1932) de Darius Milhaud, una colaboración que continuó hasta 1940.



1.800 euros ︎